Web del nostre centre

Web del nostre centre
Fes click per visitar la nostra web!

dilluns, 26 de març de 2018

Redacción seleccionada


Otra de las redacciones seleccionadas para el concurso de Coca-Cola es la de la alumna de 2ºESO Aitana Cortés. ¡Esperamos que os guste!

         Hola, soy Juan, un trabajador que, junto a mi mujer, se dedica a ayudar a la gente que ha sufrido alguna pérdida de algún amigo, algún familiar… Sí, sé que mi trabajo es duro, aunque a veces me siento culpable ya que llegan pacientes a mi consulta muy tristes y yo sinceramente no los comprendo. Como decía no comprendía a ese tipo de pacientes, hasta que un día, todo cambió.
Un 15 de marzo de 1986, pese a que casi había acabado el invierno, hacía mucho frío. Al levantarme quedé sorprendido al descubrir que aún era de noche, ¡si que me he levantado pronto! pensé. Me vestí, desayuné, me aseé y salí por la puerta, de repente recordé que no me había despedido ¡Pero si la veo todos los días! No creo que se enfade. Como aún era pronto, o eso supuse, me dirigí a mi parque preferido y de pronto me vino a la cabeza una frase que me dijo ayer una paciente “De repente los pájaros volarán a sus nidos.” Debe estar loca pensé yo, la muerte de su hijo debe de haberle afectado mucho. Miré el reloj y me di cuenta de que todavía eran las siete. Así que me relaje tanto en el banco que en poco tiempo quedé dormido. Me desperté cuando un fuerte ruido seguido de una bandada de pájaros que volvían a sus nidos me asustaron, ya era de día. Se me ocurrió mirar mi reloj y vi que eran las cinco, debe de estar estropeado, pensé. Al dirigirme a mi trabajo pasé por un colegio vi que los niños salían de sus clases. Rápidamente supuse que se irían de excursión. Me fui acercando a mi trabajo, en mi cabeza apareció un ruido de una sirena de una ambulancia que cada vez se fue intensificando más. Ahora mi reloj marcaba que eran las cuatro y media ¡debe de estar más loco que la señora de ayer! Al girar la esquina vi frente a mi consulta un montón de ambulancias que poco a poco se fueron dispersando, el humo en vez de desaparecer, cada vez era más denso, todas las ventanas estaban rotas… De repente pensé en mi mujer, a la que no había saludado esta mañana y a la que quería tanto. Al final todas las ambulancias se fueron y todo quedó en un absoluto silencio. Desde el tejado ascendió una pequeña bolita que parecía una bomba. De repente la consulta comenzó a funcionar.
Entré a la consulta y ahí, detrás del mostrador, estaba mi mujer, me di cuenta de lo poco que valoramos las cosas y de que la había echado mucho de menos. Miré el reloj, eran las tres, también me di cuenta de que el tiempo había estado yendo al revés.



Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada